sábado, 5 de junio de 2010

La tapada limeña

Imagen tomada de El Perú romántico del siglo XIX de J. M. Rugendas

Entre los muchos personajes que habitaron la antigua ciudad de Lima, debemos mencionar a uno -o más precisamente a una- conocidísima universalmente como ''la tapada limeña'', con su célebre traje de saya y manto. La tapada apareció casi con la fundación de Lima y extendió su ''reinado'' hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX, cuando desaparecería de a pocos por la fuerte influencia de la moda francesa.

La saya era una especie de vestido hecho en seda muy fina, negra, castaña, azul o verde, que las cubrían de los pies a la cintura, con una hebilla o cintas en esta parte para podérsela ajustar, de modo que demostrarán todas su formas. El manto era como una toca de seda negra que se ataba en la cintura, subiendo por la espalda hasta encima de la cabeza, cubriendo el rostro enteramente, de modo que no permitía ver sino un ojo (Carlos Prince, 418).

A lo largo de las casi tres centurias de existencia, la vestimenta de la tapada ha sufrido algunos cambios. En sus orígenes la saya era estrecha, dibujaba el cuerpo que cubría privándolo de soltura y elegancia (Cisneros Sánchez, 20). Una de las últimas modificaciones que sufrió la vestimenta fue ya en el siglo XIX, que consistía en pañolones y zapatos de raso elegantes, medias de seda que ''aprisionaban'' el pie. Así pues, en los siglos de su existencia se pudieron observar sayas de canutillo, de emcarujadas, de vuelo, de pilitricas, sayas filipenses y por último las de tiritas, que eran más destrozadas y llenas de hilachas.

El uso de la saya y el manto fue censurado desde sus primeros años de aparición. La primera ordenanza que prohibía el uso del manto se dio en el año 1561 por don Diego López de Zuñiga y Velasco, cuarto virrey del Perú. Muchos virreyes siguieron aplicando la misma medida, sin ningún éxito. Incluso en más de una oportunidad tuvo que intervenir la Iglesia. Es así, que entre los años 1582 y 1583 el Tercer Concilio Limense declaró que incurrían en falta las tapadas.

Imagen tomada de El Perú romántico del siglo XIX de J. M. Rugendas

Todos los intentos por impedir su uso fueron en vano, la limeñas no dejaron de vestir las clásicas prendas, aduciendo muchas veces que su uso era exclusivo para evitar que el sol las dañara. En alguna oportunidad, las tapadas, en señal de protesta ante tantas ordenanzas, prefirieron dejar de salir de su casas.

A pesar de la censura de algunos virreyes, otros muchos se deleitaban con las misteriosas mujeres. Era tradición que en las fiestas de bienvenida que le daba la ciudad a sus virreyes, entre los diversos actos que componían los programas, las mujeres limeñas podían entrar tapadas a conocer al virrey de turno. En una oportunidad, en el año 1590, cuando hizo su entrada el virrey don García Hurtado de Mendoza, las mujeres limeñas portando sus vestimentas de incógnitas lo saludaron desde ventanas y balcones.

Las visitas de las limeñas tapadas fueron frecuentes en las misas, a donde iban acompañadas con sus esclavas; en las alamedas, lugar donde eran cortejadas por muchos jóvenes y señores. Las tapadas aprovechaban el misterio que les proporcionaba el vestido para realizar muchos cometidos. Imagínese cuántas historias a lo largo de las famosas tapadas se habrán dado. Contemos una -tal vez la más conocida-. Se dice que una vez una tapada, esposa de un político, sorprendió al analfabeto José Calderón, conocido por ''Ño Bofetada'', pidiendo limosna en la iglesia Santo Domingo. La tapada le dio unos centavos a cambio de repartir algunos volantes por la ciudad, volantes revolucionarios a favor del esposo. Como era lógico el pobre Ño Bofetada fue detenido por la policía.

En otra oportunidad -cuando disponga de un poco más de tiempo- colocaré un relato del parecer de un viajero sobre las tapadas limeñas.

Bibliografía empleada:
CISNEROS SÁNCHEZ, Manuel. Pancho Fierro y la Lima del 800. Lima: Importadora, exportadora y librería García Ribeyro S.C.R.L., 1975, 18-22 pp.
BROMLEY, Juan. Tapadas y destapadas y PRINCE, Carlos. La limeña con saya y manto en Festival de Lima, 4to Tomo: Lima: CONSEJO PROVINCIAL DE LIMA, 1959.

10 comentarios:

  1. Hola César, muy bien documentado todo, me imagino la cantidad de situaciones "ilícitas" en las que se veían involucradas, muchas de ellas seguramente con conocimiento de causa, y otras tantas producto de desafortunadas confusiones. Por otro lado, bastante incómodos los cambios en la vestimenta, pero no por ello dejaban de lucir menos enigmáticas. Buena entrada.
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lady Darcy, muchas gracias por tu visita.

    Pues sí lo dices bien, situaciones ilícitas por las que pasaban las mujeres tapadas.

    Saludos, que estés bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola César!

    Muy buena exposición sobre este tema de las tapadas, yo hace mucho tiempo publiqué sobre ellas ;), Flora Tristán en su visita a Lima escribió sobre ellas y dijo que no se las podía comparar con una inglesa o una francesa, de hecho las retaba, ya que las tapadas como bien dices producían misterio en varios hombres.

    Si mal no recuerdo las damas decentes usaban colores oscuros y las prostitutas utilizaban colores llamativos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón! He leydo ahora el capítulo sobre Lima por Flora.

    ResponderEliminar
  5. quiesiera hacer una pregunta ¿todas la limeñas usaban las saya y manto sin ecepcion? ¿lo usaban todas la limeñas de todas las clases sociales? por favor erspondame con documentos provados les agradeceria gracias

    ResponderEliminar
  6. La saya y el manto fue un traje para salir a pasear, a flirtear básicamente, era en realidad una costumbre, que data de los prineros años de la colonia hasta la década de 1850, involucró casi todas las clases sociales, dudo si los sectores más bajos la usarán, fue desde mi óptica una forma de disfraz para seducir. No puedes hablar de todas las limeñas, eso es imposible, fue en realidad un traje local, no nacional, muchas podían usar manto, pero la forma peculiar de llevarlo le pertenece a la mujer limeña, no hay tanta información tampoco, pero fue un traje de la costa.

    ResponderEliminar
  7. bueno yo creo q si bien se confundian con esposas, hijas o sobrinas

    ResponderEliminar
  8. que bonita informacion

    ResponderEliminar
  9. Gracias buena informacion ,que me sirve para mi trabajo

    ResponderEliminar
  10. excelente informacion
    mejor sintetizado y ordenado
    bien entendible para hacer un trabajo de investigacion de lenguaje
    gracias,siga asi informandonos!

    ResponderEliminar