martes, 26 de julio de 2011

El mercachifle

Desde la fundación de Lima por parte de los españoles, en la ciudad aparecerían distintos personajes. Uno muy curioso y que permanecería por siglos (y además gozaría de prestigio) sería el mercachifle. Estos mercachifles eran comerciantes que vendían todo tipo de telas y que andaban por las calles de la ciudad con atadillos al hombro. Íban diciendo: ''¡Coco a medio y cuartillo la vara! ¡Damasco para manteles y servilletas! ¡Bramante para sábanas!''. Su importancia (a pesar de ser de menor cuantía que los vendedores con tiendas propias) fue tal que incluso recurrían a ellos aristocráticas familias.

La fuerte presencia de estos vendedores por toda la ciudad hizo necesaria que se establecieran leyes que normen su forma de venta. Así, en el año 1559, el virrey Velasco les permitió alquilar cajones para ser colocados en algún sitio de los portales de la Plaza Mayor. En el año 1617, el virrey Príncipe de Esquilache autorizó la colocación de 42 cajones en la Plaza para adquirir ingresos por este medio. Los cajones eran pequeñas tiendas de maderas que permitían el establecimiento de los mercachifles.

Sin embargo, ninguna de estas medidas surgieron el efecto esperado, por el contrario, los mercachifles (ya en el año 1670) volvieron a las calles y su tradicional forma de vender, que era a viva voz. Algunas décadas más tarde, entre los años 1700 y 1750, los mercachifles tuvieron un fuerte crecimiento debido a las reformas de la Corona Española, que recortaba el poder a los funcionarios. La importancia para la ciudad que tuvieron estos curiosos personajes le permitió al visitador español Areche en el año 1778 considerarlos entre los cinco grandes gremios.

Bibliografía empleada:
Municipalidad Metropolitana de Lima. La Plaza Mayor. Lima: La Dirección, 1997.

15 comentarios:

  1. Que curioso relato, así debió nacer la venta ambulante, que aquí en España está regulada también, pues estos "mercachifles" tienen una zona y un día concreto para hacer sus ventas y si lo hacen fuera de ese día, la policia puede amonestarlos, las consecuencias de ese desacato no las sé exactamente, lo que si sé que es está penado por ley.
    Aquí mayormente son las familias de raza gitana quienes realizan estos menesteres, lo que pasa es que con la crisis, cada vez más son todo tipo de familias las que son empujadas a ello, recorriendo distintos pueblos en los siete días que tiene la semana, así se ganan la vida mucho.
    Con la dureza que ello comporta, calor en verano, frío en invierno.

    Me gustó mucho lo que has explicado hoy, la historia me gusta, bien lo sabes. Te sigo leyendo, aunque cuando puedo ee

    Besitos azules mi querido amigo, ten una buena semana, muassssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Hola Kanet, tienes mucha razón en decir que estos curiosos personajes debieron ser los antecedentes de los que ahora son los vendedores ambulantes. Entiendo lo que me dices sobre la situación en España y eso de los gitanos ha sido un descubrimiento para mí.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola mi querido César, aunque no suba entradas o prácticamente ninguna, no desaparezco del todo jeje
    Me iré dejando ver de vez en cuando y cuando subas algo, por supuesto que también.
    Todo estará bien, ya lo verás.

    Ten una hermosa semana querido mío, besitos azules muassssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Interesantes entradas las de este blog, he leído algunas, vengo del nuevo blog de Arturo "Sitios...", me hago seguidor.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Ya imagino las pugnas entre los vendedores ambulantes y el Cabildo de Lima, seguro fueron idénticas a las de hoy en día.

    Un saludo, César.

    ResponderEliminar
  6. "Mercachifle", una palabra curiosa. Parece una figura interesante. Gracias, como siempre, por tus escritos tan instructivos.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Saludos Kanet!! Me alegra esa respuesta tuya, así que por acá te espero siempre!!

    Que te vaya bien en tu descanso

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la visita Eduardo. Será bueno tenerte aquí como seguidor!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Yo también creo eso, profesor. Las pugnas son de nunca acabar a lo largo de la historia.

    Su nuevo blog está muy bueno, como siempre.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Hola Zamarat! Gracias por la visita y por tu buen comentario. La palabra es bastante curiosa como dices.

    Que te vaya bien. Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  11. Te he dejado un premio en mi blog. Puedes pasarte a recogerlo cuando quieras. Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el presente, Zamarat! Lo recojo con mucho gusto.

    Que estés bien. =)

    ResponderEliminar
  13. me encanta su informacion

    ResponderEliminar
  14. Hola. Un cordial saludo para todos. Entre para saber que era un mercachifle. Les cuento mi historia. Soy argentino, tengo 64 años y tuve la oportunidad de conocer el pueblo de mi abuelo materno en el interior del país. Se llama Capitán Sarmiento. Pregunté por a algunos descendientes de el, pero no tuve suerte... hasta que di con una mujer muy anciana que lo conocía: si, me dijo, Pedro Dieta era conocido como Pedro el Mercachifle... yo le compre mi ajuar de bodas. En fin, el murió en 1953. Mi nombre es Carlos.

    ResponderEliminar